Confundir los nombres de tus hijos es señal de que los amas

9

Probablemente hayas visto alguna vez como una madre para llamar a su hijo termina haciéndolo por el nombre de su otro hijo: Javie… Jaime!!! O tal vez te haya podido pasar a ti, o a lo mejor has llegado incluso a pensar que una persona que hace esto, es un mal padre por confundir a sus hijos, pero no es así. Esto aún es más complicado si tienes varios hijos, y cuando terminas cambiando el nombre, hay dos opciones: que tu regañina pierda fuerza y tus hijos no te tomen en serio o finalmente terminas llamándolo: tú.

weheartit/children

Llegados a este punto, es importante que sepas que si te has confundido alguna vez y has intercambiado el nombre de tus hijos, según un estudio revelado por el Diario Memory and Cognition, esto solo tiene un significado: los amas con locura. El estudio consistió en entrevistar a más de 1.500 personas, a las que se les pregunto si alguna vez habían sido llamadas por sus padres con otro nombre o si ellas mismas habían confundido el nombre de sus hijos, y finalmente se realizó un análisis de la relación entre las personas entrevistadas con las que se habían confundido.

El estudio fue realizado con personas de todas las edades y se descartó cualquier relación con el Alzheimer, más bien se mencionó que esto era una peculiaridad muy común que se desarrollada de los padres hacia los hijos.

Estas equivocaciones son más habituales de madres hacia sus hijos debido a que tienen mayor devoción el uno por el otro, pero esto no está relacionado con las semejanzas de los hijos o el parecido del nombre de estos, es tan sencillo como que la memoria de ambos es almacenada en la misma red semántica.

Así que es poco factible confundir el nombre de nuestros hijos con el de otro que no fuese nuestro, en muchos casos tendrás ese problema de confundir el nombre de un hijo con otro, incluso el nombre de un hijo con el de una hija, y todo esto es porque el amor que sientes por ellos es por igual.

Cada vez que esto te ocurra, no te preocupes y recuerda que no estás perdiendo la memoria, ni tampoco perdiendo interés, sino todo lo contrario, el amor que sientes por ellos es absoluto e incondicional, y al igual que tú, ellos también te aman. Eres una persona realmente afortunada de estar rodeada de seres queridos.

“Ey tú, Juan, Pablo, tú, el del gorro negro” no olvides compartir esta información con tus seres queridos.

¿Te ha gustado este artículo? ¡COMPÁRTELO! 👉 

- Advertisement -

Quizás te interese:

¿Qué opinas sobre esto?