Por qué son tan importantes los sobrinos para las tías y tíos

272021

Tal vez la maternidad y la paternidad sean la experiencia más importante dentro de una familia. Pero existe un vínculo que es también muy poderoso y sobre todo, muy especial. Y no, esta vez no nos referimos a los abuelos. ¿Lo averiguas?

Las tías y tíos son mágicos para los niños. Pero… ¿qué hay de lo que los sobrinos les aporta a ellos? Te explicamos qué hace que un sobrino sea tan especial para las tías y los tíos.

7 cosas que los sobrinos aportan a las tías y a los tíos

1. Son como tus hijos pero sin tantas responsabilidades. La relación es ideal: las tías y los tíos comparten momentos maravillosos con sus sobrinos, pero saben que es un instante, y que cuando llegue la hora de ir a la cama, o de despertarles para ir al colegio… estarán sus padres para aguantar sus quejas y reproches.

2. Sientes que vuelves a ser un niño de nuevo. Lo mejor de todo es que es como si de pronto dieras marcha atrás al tiempo y volvieras a ser un niño. ¡Sin importarte! Nadie te va a juzgar… ¡eres el tío! De hecho, son tus mejores compañeros de locuras. Los sobrinos hacen que saques tu lado más divertido y cómico. Los tíos dejan a un lado complejos y miedos. ¿Hay que jugar a saltar en los charcos? ¡Pues se hace!

3. Por tus sobrinos harías lo que fuera. No te lo tienen que pedir dos veces. Si tu sobrino necesita algo…es más, si te necesita… allí estarás, puntual, a tu cita. Los sobrinos tienen ese poder especial para movilizarte y hacer que dejas todo, por importante que sea, con tal de verles felices.

4. Te cuentan cosas que no cuentan a sus padres. Muchas veces eres confidente de tus sobrinos. Eso que tienen miedo de contar a sus padres…te lo cuentan a ti. Tías y tíos comparten secretos con sus sobrinos, y a no ser que sean muy pero que muy importantes, jamás los contarán. La confidencialidad es muy importante. Además, existe un pacto de sinceridad. Con ellos siempre puedes decir la verdad. Ellos esperan de ti sinceridad. Si ese día no te gusta su peinado, se lo dices. Y luego, dedicas tu tiempo a peinarle de nuevo.

5. Te mantienen en contacto con tus hermanos. Gracias a los sobrinos, mantienes el vínculo con tus hermanos. Les llamas más, haces todo lo posible por ir a verles… aunque en realidad ya sabes. Ellos son sólo la excusa. En realidad ¡lo que quieres es ver a sus hijos!

6. Son un bálsamo para la tristeza. Es ver a los sobrinos, y te cambia la cara. Es más, de pronto te sientes con más energía y olvidas las penas. ¿Que tu sobrino quiere que le lleves a la espalda? ¡Hasta olvidas que estabas cansado!

7. Te hacen sentir especial. Eres muy pero que muy importante para ellos. En cuanto te ven, te regalan lo más hermosos: su amor. De pronto te prepararon un dibujo, una obra de teatro… Lo hicieron por ti, y te hacen sentir realmente importante. Los sobrinos te escuchan, te entienden, se divierten contigo… ¡son vitaminas para tu autoestima!

Fuente: GuiaInfantil

¿Te ha gustado este artículo? ¡COMPÁRTELO! 👉 

- Advertisement -

Quizás te interese:

cargando...

¿Qué opinas sobre esto?